Familia Loricariidae

Según Ramírez Gil H. et al. (ref. 4) "Esta es la familia más numerosa de los siluriformes, con cerca de 600 especies en Centro América y Sur América (Santos et al. 1984). El cuerpo está cubierto completamente por escudos óseos dispuestos en 3 a 5 series longitudinales, solo están libres los nostriles, los ojos, los poros sensoriales y las inserciones de las aletas (Burgess, 1989). La boca es inferior, en algunas especies con los labios formando una ventosa. Las aletas dorsal, pectoral, anal y adiposa (cuando está presente), con un radio fuerte"

Según Galvis G. et al.   (ref. 7) "Posee, según los cálculos más conservadores, no menos de 200 especies, distribuidas en casi todos los ambientes de las aguas dulces neotropicales. La boca en forma de ventosa sugiere que esta familia debió originarse en ambientes de corrientes rápidas o de torrentes, desde donde irradió a los demás tipos de ambientes. Comúnmente se conocen con nombres como "Cuchas", "Corronchos"o "Lapiceros (...) La mayoría de sus especies habitan aguas corrientes y bien oxigenadas, como ocurre con los géneros Loricaria, Farlowella, Chaetostoma y Ancistrus. Otros géneros Hypostomus y Pterygoplichtys frecuentan charcas o lagunas casi anóxicas. Los géneros se distribuyen en un gradiente altitudinal así: en los torrentes de alta montaña habitan los géneros Chaetostoma y Ancystrus, que poseen forma corporal bastante hidrodinámica, con hocico achatado y una eficiente ventosa bucal. Los caracteres mencionados les facilitan vivir en aguas correntosas, al permanecer adheridos a las rocas, con un gasto energético mínimo.  En los piedemontes, donde los cursos de agua son menos, rápidos, predominan las formas alargadas, como Farlowella y Sturisoma. Loricaria y Loricarichthys y otros de cuerpo robusto, de mayor tamaño como Hypostomus, Panaque, Pterigoplichthys. La mayoría de los loricadidos, particularmente los que habitan aguas claras, son de actividad nocturna. Aunque sus hábitos reproductivos  son bastante variados, las posturas son siempre de un número reducido de huevos,  ricos en vitelo (yema) y de gran tamaño (2 o más milímetros de diámetro). El cuidado suele estar a cargo de los machos y la estrategia depende del tipo de ambiente en que vivan la especie. Los de torrente los protegen adhiriéndolos bajo las rocas; otros como  Hypostomus y Pterigoplichthys depositan los huevos en oquedades de sección triangular que cavan en los lechos arcillosos o arenosos. Los machos de Loricaria y Loricarichthys  portan consigo los huevos, bien sea, envueltos en el labio inferior o adheridos al abdomen. En todas las especies el intestino es muy largo y enroscado, característico de una dieta vegetariana"

Según  Maldonado O.  (ref. 16) "El primer rayo de las aletas pectorales y dorsal, están endurecidos y al igual que los dorádidos les sirve de protección contra predadores, además de poseer un sistema de bloqueo de las aletas que les permite fijarse al sustrato en el cual se encuentran. (...) Muchas de las especies de esta familia tienen respiración accesoria, que se realiza por medio del estomago, permitiéndoles sobrevivir en aguas de baja concentración de oxígeno disuelto y mantenerse por varias horas fuera del agua o en el barro"

 

Volver

Te interesa

Peces y Plantas al por mayor y al detal.

Plantas y peces "el Sol"

Tiendas de acuario en Bogotá

La Alondra

Diluvio

Zona Verde

Tiendas de acuario en Medellín.

Acuacultura Calypso

Enlaces de interés

Grupo de Investigación en Fisiología de Peces. Universidad Nacional
Bogotá, Colombia

       

URRAS
Unidad de Rescate y Rehabilitación 

de Animales Silvestres

_____________________________
 

 

ANUNCIOS DE GOOGLE